La Reina Isabel y la carta escrita a mano que dejó en el ataúd del Príncipe Felipe

Personajes

Estuvieron juntos por 73 años, pero fue la monarca quien tuvo que dar el primer adiós

COMPARTE ESTA NOTA
Reina Isabel y la carta escrita a mano que dejó en el ataúd de Felipe (Foto: Getty Images)

Fue un día emotivo para el mundo entero, pero más para el Reino Unido y la familia real por el funeral del Príncipe Felipe. Y también fue increíblemente triste después de ver una carta escrita mano que le hizo la Reina Isabel a su difunto esposo después de que le diera su último adiós el 17 de abril después de 73 años juntos.

La nota estaba ubicada junto a una corona de flores blancas que incluía lirios, rosas, fresias y guisantes de olor, colocada sobre el ataúd del Duque de Edimburgo. Fueron elegidas por la Reina e incluían la carta bordeada en negro, que conmovedoramente decía: "En memoria amorosa".

Lo que estaba escrito a continuación estaba oculto en las flores, pero algunos informes han sugerido que la Reina lo firmó como 'Lilibet', el apodo que le dieron cuando era niña y que sólo es utilizado por sus familiares más cercanos. De hecho, la Reina también firmó 'Lilibet' en las flores en el funeral de su madre en 2002.



Durante el servicio, la monarca se secó las lágrimas y se vio obligada a llorar sola lejos de su familia en la Capilla de San Jorge debido a la pandemia en curso. Su Majestad parecía afligida por el dolor e inclinó la cabeza con reverencia mientras acompañaba el ataúd de su amado Felipe en su viaje final mientras su hijo mayor, el Príncipe Carlos, lloraba mientras caminaba detrás del ataúd hacia la iglesia seguido por otros miembros de la realeza.

El ataúd del duque de Edimburgo estaba cubierto con su estandarte personal y llevaba su espada, gorra naval y una corona de flores mientras los portadores del féretro lo colocaban en su extraordinario coche fúnebre Land Rover Defender verde de diseño propio en el cuadrilátero lleno del castillo repleto de cientos de personal armado.

Después de la procesión de 8 minutos y el servicio de 50 minutos, su ataúd fue bajado a la Bóveda Real. Un lamento fue tocado por un flautista solitario del Regimiento Real de Escocia y el Last Post fue sonado por cornetas de los amados Royal Marines de Felipe, quienes luego tocaron Action Stations a pedido específico del Duque de Edimburgo.

Detrás del ataúd estaba la procesión real, encabezada por los hijos de Felipe, el Príncipe Carlos, la Princesa Ana, el Príncipe Andew y el Príncipe Edward. Los nietos, incluidos el Príncipe William y el Príncipe Harry, lo siguieron, pero los hermanos en disputa fueron separados por su primo Peter Phillips, visto como un 'pacificador' entre los dos.

La Reina había decidido que ningún miembro de la realeza iba a usar uniforme militar después de que el Príncipe Andrew exigiera vestirse como almirante y el Príncipe Harry fuera despojado de sus títulos. Sin embargo, se les permitió llevar sus medallas.

Además del mensaje privado de la propia monarca, Meghan Markle también dejó una tarjeta escrita a mano para el Duque. Su médico le recomendó a la Duquesa de Sussex, que tiene alrededor de 6 meses de embarazo del segundo hijo del Príncipe Harry, que no hiciera el vuelo de 10 horas a Gran Bretaña para el funeral. En cambio, vio la ceremonia en televisión desde su mansión en California.