¿Comienzas a sentirte “quemado”? Conoce todo sobre el síndrome del burnout laboral

WELLNESS

El síndrome de Burnout o síndrome de estar quemado consiste en un estado de agotamiento físico, mental y emocional causado por el cansancio o estrés y la psicoterapeuta, Ilse Gómez nos comparte todo sobre esta nueva enfermedad.

COMPARTE ESTA NOTA
¿Comienzas a sentirte “quemado”? Conoce todo sobre el síndrome del burnout laboral/ Foto: Cortesía

¿Comienzas a sentirte “quemado”?, que pregunta tan loca ¿no crees? Pues hay una razón de ser a la misma; con el famoso home office a raíz de la pandemia, algunas personas comienzan a sentirse agotadas, sin fuerza, con falta de concentración, irritables, enojadas, tristes, deprimidas, desanimadas y desmotivadas, entre muchas otras causas, el exceso de trabajo y las extenuantes horas frente a la computadora comienzan a causar estragos en el cuerpo y en la mente del ser humano.


Estos síntomas que acabo de mencionar hacen referencia a un Síndroma denominado Bornout, este término fue acuñado por vez primera en 1974 por Herbert Freudenberger, en su libro “Burnout: The High Cost of High Achievement”. Este trastorno es consecuencia del estrés laboral crónico y se caracteriza por un estado de agotamiento emocional, una actitud distante frente al trabajo, una sensación de ineficacia y de no hacer adecuadamente las tareas y pérdida de habilidades para la comunicación.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha procedido al reconocimiento oficial del burnout o “síndrome de estar quemado” o de desgaste profesional como enfermedad tras la ratificación de la revisión número 11 de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Conexos (CIE-11), aprobada el pasado año. Es la primera vez que el desgaste profesional entra en la clasificación, anunció Tarik Jasarevic, portavoz de la OMS.

El Síndrome de Burnout se incluye así entre los principales problemas de salud mental y en la antesala de muchas de las patologías psíquicas derivadas de un escaso control y de la carencia de una prevención primaria de este síndrome.

Entre los signos y síntomas más comunes de agotamiento se destacan:

-La alienación de las actividades relacionadas con el trabajo:

Las personas que experimentan agotamiento ven sus trabajos como cada vez más estresantes y frustrantes. Pueden volverse cínicos sobre sus condiciones de trabajo y las personas con las que trabajan. También pueden distanciarse emocionalmente y comenzar a sentirse adormecidos por su trabajo.

-Síntomas físicos: 

El estrés crónico puede provocar síntomas físicos, como dolores de cabeza y de estómago o problemas intestinales.

-Agotamiento emocional: 

El agotamiento causa que las personas se sientan agotadas, incapaces de hacer frente y cansadas. A menudo les falta energía para hacer su trabajo.

-Rendimiento reducido: 

El agotamiento afecta principalmente las tareas cotidianas en el trabajo, o en el hogar, cuando el trabajo principal de alguien consiste en cuidar a los miembros de la familia. Los individuos con agotamiento se sienten negativos sobre las tareas. Tienen dificultad para concentrarse y, a menudo, carecen de creatividad.

Si has notado algunos de los síntomas arriba descritos será importante que visites a tu médico de cabecera así como solicites ayuda psicológica para trabajar algunas estrategias que te provean de bienestar integral, tales como:

1) Divide tus metas grandes en pequeños objetivos y celebra cada una de esas victorias. A veces, el burnout surge cuando la meta a la que queremos llegar es demasiado grande. En lugar de dejar que esto te estrese, tómate el tiempo para fragmentar tus grandes planes en objetivos más manejables. De esta manera, verás que es mucho más fácil empezar a trabajar porque el tamaño de tus pendientes es menos atemorizante.

2) Modifica tu ambiente de trabajo. No sé tú, pero para mí es imposible sentarme a trabajar en mi escritorio cuando me llega el síndrome de desgaste laboral. En lugar de perder el tiempo esperando a que te llegue la inspiración en un lugar que claramente no te está ayudando, sal y busca algo nuevo. Si puedes, trata de trabajar desde otra parte. Si el clima lo permite, labora al aire libre o en una cafetería. A veces, el simple cambio de escenario puede ser refrescante y suficiente para combatir el cansancio.

3) Solo haz tres cosas. Una de las mayores causas del hartazgo laboral es tener una lista de pendientes que esté permanentemente llena. Para combatir esto, primero debes forzarte a planear hacer solo tres cosas importantes cada día de trabajo. Puedes hacer más sí así lo deseas, pero tampoco se trata de presionarte. Esto te ayuda a priorizar mejor tus pendientes y te empuja a decir “no” cuando sea necesario. También te ayudará a no sentirte tan presionado, asumiendo que los puntos en tu lista de pendientes son lo más realistas posibles.

4) No te rindas. El problema con el síndrome de burnout es que es diferente para todos. Lo que funcionó para algunos puede no ser la clave para ti, pero el secreto es nunca darse por vencido. Hay una versión sana, manejable y productiva de tu vida, solo toma algo de tiempo encontrarla. Así que sigue buscando nuevos cambios hasta que encuentres lo que te funcione. Nunca se sabe dónde o cuándo podrías encontrar la solución a tus problemas de productividad.