Marili Vázquez y Carlos Cano convirtieron un taller mecánico en un moderno restaurante

DISEÑO

La pandemia de COVID-19 ha significado un gran desafío para Avant Studio, el despacho arquitectónico de Carlos Cano, que pesar de todo, está alcanzando su mejor momento.

COMPARTE ESTA NOTA
Marili Vázquez y Carlos Cano / Foto: Noe Aldana

Ha pasado más de un año desde que el estudio inició operaciones en Ixmiquilpan y su trabajo se ha convertido en objeto de deseo de los empresarios y comerciantes locales. Recientemente, Carlos Cano y su equipo concluyeron un importante proyecto, en el que convirtieron un deteriorado taller mecánico en un restaurante moderno y funcional que integra elementos artesanales de la región.

“Desde el principio que tuvimos el primer contacto con el cliente, en la primera entrevista, supimos que era un proyecto muy interesante, que ahí podíamos plasmar algo de lo que somos, de nuestra identidad, de nuestra raíz que es el municipio”, explica el interiorista.

Pudimos incorporar elementos decorativos de diseño que son elaborados por manos artesanas. Hay ciertos toques en el proyecto que quisimos resaltar, y quisimos darle trabajo a las personas que realizan este tipo de actividades, sobre todo por la situación que estamos pasando”, agrega.

Este restaurante, ubicado en una avenida muy transitada, significó todo un reto. “Hicimos todo con el cliente, desde el momento en que nos dijo: Tengo tanto para invertir, pero no sé qué hacer. Ahí entramos para asesorarlo, desde la elección del nombre, hasta la ejecución del proyecto”.

Avant se hizo cargo del diseño interior, de la elección del mobiliario, accesorios y equipamiento, y de la ejecución. “Nosotros lo entregamos y ellos entraron prácticamente nada más a trabajar”, asegura.

No fue sencillo. Hacer todo esto durante una contingencia sanitaria implica escasez de materiales de todo tipo. “Ha sido un gran problema para nosotros, porque diseñamos y ejecutamos, pero tuvimos que movernos por todo el estado de Hidalgo, Querétaro, en otros estados, para poder conseguir muchos de los materiales.

“Muchos elementos eran sobre pedido y tardaban de 3 a 4 meses, porque no había en la zona. Al final de cuentas lo conseguimos, lo logramos, trabajando cosas que hay en existencia”.

Enfocados en la arquitectura comercial, los especialistas de Avant también tuvieron que adaptarse a los nuevos lineamientos, a las nuevas normas de convivencia en espacios cerrados que, necesariamente, modifican los proyectos.

De alguna forma, la pandemia le vino bien al despacho, porque muchas personas están buscando la forma de invertir sus ahorros en este momento. “Es lo que hacemos”, aclara. “Nos encargamos de materializar sus ideas y lo que ellos quieren hacer”.

LA CLAVE

Muchos le han cuestionado su forma de trabajar. “¿Por qué tanta entrevista?”, le preguntan; porque a cada cliente, en Avant, se le hacen dos entrevistas. “Son para conocerlo, saber qué es lo que hace, qué actividades tiene en su vida diaria; por medio de eso sabemos qué es lo que podemos hacer o qué podemos proponer para que tenga un proyecto de acuerdo a lo que necesita”, explica.

“Con toda certeza puedo decirte que el estudio es único en el estado, en cuestión de todos los servicios que ofrece. Nosotros vemos el resultado; vamos a las aperturas de los negocios y vemos que la gente sigue yendo, constantemente”.

Cano aconseja, a quienes tengan un proyecto en puerta, que se asesoren con los que saben. “No hay como un profesional que te diga: Te sugiero esto, te propongo esto. Al final de cuentas, nosotros hacemos propuestas y tratamos de hacer lo mejor para que el cliente se sienta satisfecho. Lo más importante es no tener miedo a invertir en profesionistas; son proyectos que te pueden asegurar un futuro”, advierte.

El arquitecto recuerda los primeros días de Avant, cuando la meta era que la gente los conociera. Eso ya sucedió. Ahora, el siguiente objetivo es que sus diseños se conozcan aún en otros países. “La marca dio un giro de 360 grados al incorporarse Marili (Vázquez), creo que con ella hacemos una mancuerna de trabajo muy buena, que nos permitió dar un paso enorme”, concluye.