El Centro Histórico de Puebla renace gracias a este hermoso penthouse

ARQUITECTURA

La riqueza cultural de distintas épocas se unen para darle carácter a este departamento en el Centro Histórico de Puebla.

COMPARTE ESTA NOTA
El penthouse fue diseñado con una identidad ecléctica. (Fotografía: Aldo C. Gracia).

No solo es una de las ciudades más pintorescas de México, Puebla es catalogada desde 1987 como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO y es aquí, donde se encuentra Carmen 20, un edificio departamental de 11 unidades en el que se encuentra un hermoso penthouse desde donde se puede observar un skyline lleno de cúpulas que caracterizan a esta metrópoli.

El complejo estuvo a cargo del despacho Praxis Arquitectura, el cual tuvo la intención de devolverle la identidad y la vitalidad al antiguo Barrio del Carmen de manera respetuosa y sin perturbar la esencia de la zona, aunque este llega a contrastar a través de algunos guiños en la arquitectura que invita a los ciudadanos a habitar los departamentos.

También, esta misma oficina fue la encargada de dar vida a este penthouse, el cual fue diseñado con una doble altura en su área social para mejorar la calidad espacial. Su interiorismo aparenta ser una galería de arte en donde se exponen piezas de carácter histórico y pinturas. Pues las antigüedades que se pueden observar son en su mayoría objetos del cliente, para quien tenían un valor sentimental. El resto se adquirió por medio de subastas y bazares.

Para que estas piezas y obras de arte tomaran protagonismo y no se les restara valor se tomó la decisión de exponer los materiales al natural, como sucede con la estructura de acero, el concreto de los pisos y la pasta artesanal en los muros. Incluso algunos elementos, como la puerta de madera, se mantuvieron y se restauraron para dar un mayor carácter.

Es interesante mencionar la paleta de colores, ya que aunque es sobria, fue seleccionada con la intención de que la atmósfera se recreará a partir de la luz y el mobiliario. Además de que los acentos de colores se dieran a través del arte, incluyendo algunas obras de David Alfaro Siqueiros, Esteban Fuentes de María, entre otros.

Algunas piezas del mobiliario fueron diseñadas de manera exclusiva por Praxis Arquitectura para darle un carácter único a los espacios. Para complementar la decoración y añadir un poco de color se integraron artesanías y elementos con texturas de yute y lino, además de algunos tapetes y objetos de Teotitlán del Valle.


Una sinergia de identidad difícil de realizar desarrollada por Praxis Arquitectura que se logró con éxito y de manera armónica.

Tags Relacionados: Arquitectura Diseño de interiores